Chicos: El universo nunca descansaEspectáculos 

Chicos: El universo nunca descansa

La sala del Planetario es, por lejos, la a más cómoda de la ciudad autónoma toda. Sus sillones reclinables tipo coche-cama dan por válida la simpática advertencia que hace la voz en off en la entrada: “Si un padre se duerme, el chico debe despertarlo”. Cuentos para no dormir es un espectáculo de divulgación astronómica en clave infantil salpicado por leyendas de la Grecia antigua.

Es cierto que el título lleva al equívoco, y no son pocos los mayores que quieren saber si realmente es “una de miedo”. En la boletería aclaran la letra chica explicando que no, que nada qué ver.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

El tema es la luna, las estrellas, las constelaciones, los planetas que desobedecen y nunca están en fila, las nebulosas, la Vía Láctea, el Sol…

Menos que un tiempo de fútbol, el show empieza por Orión, la constelación más conocida del cielo (ninguna familiaridad con el ex arquero de Boca Juniors). Y de ahí al mesiánico Hércules convertido en un bello y anabolizado titán sin ring.

La narradora que va y viene por los pasillos explica las conformaciones estelares como un capricho, mientras grandes y chicos siguen – acostados- las imágenes que se proyectan en la cúpula del Planetario. La voz cuenta como si estuviera charlando, así que los nenes, con los sentidos a pleno, interrumpen con sus propias ocurrencias.

La comedia es tan importante como el inconcebible universo.

Nadie que viva en esta ciudad podrá ver un cielo como los que se proyectan en las alturas de este edificio. Pensar que el pobre Spinetta cantaba que en la ciudad el sol se refleja en las ventanas… Claro, no pudo estar para ver lo que nos tenía preparado el Planetario.

En esta función de domingo, con entradas agotadas, y sin telescopios, uno aprende que contar estrellas y ovejas son sinónimos para quedarse dormidos.

La luna es tan grande en esta fantasía que caerá en picada para rebotar contra nuestras narices.

Los planetas aparecen como vedettes y algunos hasta se llevan ovaciones. ¿Planeta preferido? A la mayoría le gusta el anillado glacial de Saturno. Tan virtual como real.

Además, nebulosas, galaxias y constelaciones modernas. “¡¡Ese es un luchador de Fortnite!!”, salta un pibito al ver la instantánea astral.

Cuentos para no dormir es una de las novedades 2019 y, según dice el programa de mano, está destinado para niños/as mayores de tres años.

La pantalla alta y la butaca-cama contribuyen para que ninguna de las funciones planetarias sea pochoclera. No es fácil digerir en posición horizontal. Más allá de las enardecidas respuestas ante el estímulo preguntón de la animadora, el silencio es cósmico y más propio de un cine arte que de un encuentro infantil.

Las funciones de este nuevo show son los sábados, domingos y feriados a las 15.30 y 17.30 hs Las entradas cuestan $120. Menores de 6 años, gratis.

Articulos relacionados