La estampida del dólar y el riesgo país: cuatro medidas y una dudaEconomía 

La estampida del dólar y el riesgo país: cuatro medidas y una duda

Un mercado menos tenso sobre el fin de semana mostraba al dólar y a la tasa de riesgo país buscando un nuevo equilibrio después del miércoles y jueves de la estampida.

Un dólar billete tocando los $47 y el riesgo país por encima de los 1000 puntos fueron el reflejo de un conjunto de incertidumbres económicas, y, esencialmente, políticas que dominaron el ánimo y las decisiones financieras.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El Gobierno, a la par de que el presidente Mauricio Macri opinaba que la inquietud en los mercados respondía a un temor de los inversores por la posibilidad del regreso al poder de Cristina Kirchner, tomó cuatro medidas concretas en la búsqueda de tranquilizar la aguas.

La más palpable fue la suba de cuatro puntos en la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq), que pasaron de 69% a 73% anual y ratificaron la idea oficial de que, en el corto plazo, al dólar se lo intenta frenar con menos pesos circulando y un premio mayor para los bancos que resignen circulante.

Mirá también

La otra medida de la batería, menos visible pero que aumenta su potencia en los años de incertidumbre, y especialmente los electorales, fue una decidida venta de dólar futuro para operaciones superiores a 5 millones que habría redundado en una intervención de US$200 millones con vencimientos escalonados hasta fin de año.

La tercera de las decisiones fue la venta por parte del Tesoro de los US$60 millones diarios acordada con el Fondo Monetario y que se viene cumpliendo con rigurosidad.

La cuarta, menos resonante, fueron las ventas de dólares por parte de, por lo menos, dos bancos oficiales, Nación y Ciudad, que aumentaron la oferta de divisas en el momento más difícil.

¿Quedó superada la embestida en el corto plazo con un dólar mayorista que oscilaba el viernes en $45,90 y con la tasa de riesgo país en 939 puntos? Nadie se anima a respuestas categóricas por el alto componente de incertidumbre política que llevará a que una parte de los dirigentes opositores sostengan que “game is over” para Macri mientras que el Gobierno seguirá esgrimiendo el fantasma del kirchnerismo como causa de un posible default después de 2021.

Mirá también

El último informe de Quantum, la consultora de Daniel Marx, intentó definir el momento en base al precio relativo de la deuda argentina y dejando de lado el imponderable factor subjetivo que generan las encuestas a seis meses de las elecciones.

Marx toma tres situaciones críticas, 2008/09, 2013 y la actualidad, en las que concluye que el momento actual tiene un contexto internacional “más benigno”, con una tasa menor en Estados Unidos y menor riesgo emergente que en 2008, y que se parece mucho al de 2013.

Dice que los grados de “riesgo país son similares al pico de estrés de 2013” pero que el nivel de los seguros de default (indicador claro de la desconfianza de los bonistas) es inferior al de aquel año.

El rendimiento de los bonos argentinos en dólares (cuanto más pagan es otro indicador de desconfianza) resulta superior al de fines del año pasado pero también inferior al de mediados de 2013. En estos días el bono de descuento tiene un rendimiento de 12,5% anual y el PAR de 9,4%, los dos altísimos ante las fuertes ventas de esos títulos en el mercado internacional en las últimas semanas.

Los indicadores financieros no parecen alejados de otras crisis y años de incertidumbre electoral, pero por el imponderable político “el escenario de tensiones actual no está superado”.

Un dato a tener en cuenta es el mensaje que el economista kirchnerista Emanuel Álvarez Agis llevó a Wall Street respecto del futuro tratamiento de los pagos de la deuda en el caso de que Cristina Kirchner vuelva al Gobierno a fin de año.

Les dijo a los banqueros que cumplirían con el pago de la deuda y con el FMI y que están en un proceso de “perfeccionamiento” del cepo cambiario. ¿Le habrán creído? A contar por las ventas de bonos argentinos de los últimos días pareciera que no, pero nadie puede medir cómo jugaron esas definiciones a la hora de la venta de bonos. Los mercados están lejos de comportarse con racionalidad y menos aún en tiempos de incertidumbre que, a la vez, son los que les permiten las mayores ganancias.

Dentro y fuera del Gobierno se especula con la posibilidad de que puedan venir más dólares desde EE.UU. Después de todo, la necesidad de estabilizar el tipo de cambio sigue siendo el principal objetivo de la estrategia oficial y eso se trata con billetes contantes y sonantes.

Articulos relacionados