Luciano Cáceres habla de “Lobos”Espectáculos 

Luciano Cáceres habla de “Lobos”

En Lobos, el policial de Rodolfo Durán estrenado esta semana, Luciano Cáceres interpreta a Marcelo, un personal de seguridad privada que supo estar del otro lado del mostrador. El actor recuerda que ya había participado en otras películas de este género (La señal, Cien años de perdón) y que dos posibilidades estimularon su presencia en esta película: su gancho dramático y la posibilidad de actuar junto a Daniel Fanego, el co-protagonista en cuestión. “Con él sólo había trabajado en los comienzos de Teatro por la Identidad, en una obra que se llamó A propósito de la duda, de Patricia Zangaro. Compartimos ahí algunos monólogos, pero nunca como compañeros. Es un actor que me parece impresionante. Siempre fue muy bueno, pero con los años se transformó en uno de los más interesantes de su generación.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

-¿Para hacer cine hoy y acá, en las condiciones imperantes, es prioritario encontrar esos estímulos?

-Siempre tiene sentido. Primero es mi medio de vida, como actor. Lo que permite que yo desarrolle mi actividad. Y estas películas como Lobos, que son de bajo presupuesto, que sólo cuentan con apoyo de lo que es el INCAA con sus tiempos, sus formas y sus presupuestos permite eso. Que se desarrolle su actividad, que los directores puedan realizar su tarea, igual que una cantidad de miembros del equipo de técnicos, que pertenecen a esta industria. Siempre tiene sentido contar la mirada de un director y así lo veo yo. Y acompañar este tipo de proyectos, que uno no lo hace por lo económico, sino que hay un montón de cosas que se van sumando.

-¿Qué te llamó la atención en “Lobos”?

-Colaborar a contar esta historia, que es un policial particular. Porque es dramático, porque la historia está sostenida por los vínculos de familia. Y después el rol, me gustaba hacer de este tipo que se pasó a las antípodas, a laburar en una garita como guardia de seguridad. Por ahí por una vida con menos riesgos y más mediocre a lo que estaba acostumbrado a vivir, pero que tiene un arco con el correr de la historia.

-¿Cuáles son las condiciones básicas a las que apela un actor para hacer género?

-Yo tengo una formación más plástica, pero el reconocimiento delos géneros te hacer entender que no todo se labura de la misma manera. Mi personaje en Lobos, por ejemplo, tiene que hacerse el distraído de algunas cosas para que la historia avance. Está obnubilado con una mina que le gusta, sin darse cuenta de que atrás de él están haciendo inteligencia. Uno tiene que reconocer el género para saber qué cosas tiene que actuar. Son otros tiempos, otras miradas. Uno va a favor de construir el suspenso. Podría decir: “Bueno, mi personaje no haría esto”. Y no. Es: “Mi personaje tiene que hacer esto”. Y ahí está tu oficio para que todo avance.

Luciano Cáceres meditando en “Lobos”.

-Marcelo, tu personaje, se maneja con una ética.

-Y tuvo una elección, de correrse de eso. Igual acá la idea de la delincuencia está tomado como un medio de vida. Al mismo tiempo se muestra cómo hay otros poderes que coparticipan para que esto ocurra, tanto el de la policía como el político. Ahí empiezan a generar empatía en el espectador estos roles, los de los que terminan haciendo el laburo sucio, pero quienes son realmente los responsables de la delincuencia.

-Ayer hubo una marcha contra la “doctrina Chocobar”. ¿Cuál es tu posición al respecto de darle más poder a la policía?

-No voy a generalizar, porque hay mucha gente que quiere hacer las cosas bien. Hay un montón de factores que atacan directamente a estas cosas. La necesidad y la supervivencia en el caso de los que hacen el trabajo sucio, y no estoy justificando la delincuencia, porque hay un montón de gente, la gran mayoría, que sale a hacer el laburo honesto. Pero obviamente se entiende que la autoridad, o parte de ella, participa de todos los casos que están en la parte marginal. Si no, no habría zonas liberadas, no se movería el narcotráfico como se mueve.

-¿Qué es lo que te espera para el resto del año?

-Ahora se viene Punto muerto, que es una película de misterio que terminé hace dos años y que se va a estrenar pronto, ya está haciendo un recorrido en festivales, ganando premios. Estoy terminando la segunda temporada de la serie Impuros, en la Fox de Brasil: viajo la semana que viene, voy a estar en la tercera también. Y en teatro, la posible vuelta de El ardor, que se define en estos días.

Articulos relacionados