Los 5 pecados de San Lorenzo para comprender su revolución de nadaDeportes 

Los 5 pecados de San Lorenzo para comprender su revolución de nada

Si San Lorenzo se hunde en el último lugar de la Superliga, si es goleado por Boca, si no gana hace 15 partidos, si no emociona, si no muestra a un jugador que cambie la velocidad, si no exhibe a un futbolista que pueda gambetear a un rival, si no sabe cómo hacer para pisar el área de enfrente con un jugada elaborada, si se está devorando a un técnico que parecía de Selección, es porque hace rato viene sumando pecados, tantos que ya parece no tener perdón…

Almirón y los jugadores se van al vestuario en el cierre del primer tiempo en la Bombonera. Perdían 1 a 0. FOTO MARCELO CARROLL

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

#1) Los dirigentes dejaron a un costado del camino a Biaggio argumentando, entre otras cosas, que no sabía potenciar a un plantel que ellos hacía rato no reforzaban de modo conveniente y que decían (¿también lo pensaban?) que era para dar mucho más.

#2) Como si todo se resolviera sólo con la contratación de un técnico, los dirigentes sedujeron a Almirón soñando y prometiendo una revolución futbolística, pero no invirtieron de acuerdo a las palabras y le incorporaron jugadores que nada pueden revolucionar.

Mirá también

#3) Almirón, casi atado a un silencio cómplice, escogió refuerzos vacíos de actualidad, de categoría y de lenta adaptación. Ni siquiera acertó dejando ir a uno de los referentes de nivel más alto, como Navarro, para sustituirlo con Monetti, quien se hace echar muy seguido por reacciones insólitas y es capaz de mirar congelado, como en el primer gol de Zárate en la paliza sufrida en la Bombonera. El DT, además, no potencia lo que tiene. Peor: el “9” que siempre gritaba, Blandi, ya no marca; ahora hasta le cuesta girar en situaciones de definición, a veces es suplente o sustituido inclusive en escenario de derrota. Tenía un talento para recuperar, Belluschi, que no pudo rescatar, voló al banco y ni siquiera es opción de reemplazo. 

Ya es final en la Bombonera. Ya fue goleado San Lorenzo. Camina hacia el vestuario Jorge Almirón. FOTO JUANO TESONE

# 4) Almirón se aferra con tozudez a su idea ambiciosa, basada en la dinámica y en la movilidad. Los rivales, con Boca como ejemplo máximo, ya advirtieron que San Lorenzo no asusta. Entonces le entregan la pelota, lo dejan salir jugando y luego lo asfixian para recuperar y quebrarlo aprovechando que el equipo queda mal parado. Todo porque el DT trata de impulsar una revolución con jugadores de tránsito pesado que nada pueden revolucionar.

# 5) Esos jugadores que no son revolucionarios intentan a pura obediencia expresar una idea futbolística que se supone revolucionaria, pero nada revolucionan.

Mirá también

Con una dirigencia y con un entrenador que no saben leer la realidad y/o se engañan, con jugadores que no se rebelan diciendo “así no podemos jugar”, San Lorenzo provoca una revolución de nada: 15 partidos sin ganar, 12 con Almirón como comandante. Recién goleado por Boca. Al límite del colapso futbolero. ¿Habrá algún milagro escondido capaz de transformar a esta crisis en una ilusión?

MFV

Articulos relacionados