Buffarini tiró una rabona, hizo enojar a todo San Lorenzo y terminó pidiendo perdónDeportes 

Buffarini tiró una rabona, hizo enojar a todo San Lorenzo y terminó pidiendo perdón

“Creo que estuvo de más la rabona. Creo que estuve mal. Ya está, de los errores uno tiene que aprender”, se lamentó Julio Buffarini, gestor de uno de los momentos más calientes de la goleada de Boca sobre San Lorenzo por 3-0 en la Bombonera. Las disculpas llegaron demasiado tarde. Pero también las broncas se dispararon demasiado rápido. Se trató de un lujo innecesario, como bien reconoció el defensor, pero a veces los códigos del fútbol terminan siendo demasiado arbitrarios.

¿Qué pasó? A cuatro minutos del final del encuentro, con el resultado sellado, Buffarini tomó el balón cerca del área y envió un centro con la fantasía que popularizó Claudio Borghi en sus épocas como jugador.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

La pelota, tras un rechazo, volvió a los pies del rubio, que a esa altura ya tenía encima a Fabricio Coloccini, Víctor Salazar y Gonzalo Castellani. Una patada que no llegó a destino e insultos a granel para Buffarini. Y principio de batalla campal.

Facundo Tello, el árbitro del partido, decidió que todo se había originado por la rabona de Buffarini. Y le mostró la tarjeta amarilla. Algo inédito.

Mirá también

La tensión no cedió. Nicolás Blandi, capitán del alicaído San Lorenzo –sigue último en la tabla de la Superliga– no paró de reprocharle su actitud. Al toque, Ariel Rojas quiso hacer justicia por patada propia y también vio la amarilla.

“Quedé un poco amargado por esa jugada. Me dejé llevar porque venía haciendo un buen partido y me vengo sintiendo cada vez mejor. Era innecesaria. Le pido disculpas a mi colegas y a los hinchas de San Lorenzo. Sé que no me la van a aceptar”, advirtió Buffarini en los camarines, quien trató de quitarle importancia a la jugada.

Ojo. La rabona sólo fue la gota que hizo rebalsar el vaso de una bronca, como mínima, innecesaria en un ambiente súper profesional como es el fútbol.

Buffarini está en la mira de los hinchas de San Lorenzo desde el momento en que decidió pegar la vuelta a la Argentina, tras su paso por San Pablo, y eligió Boca más allá de las gestiones infructuosas de los dirigentes del Ciclón para repatriarlo.

Mirá también

El cordobés, de 30 años, tuvo un gran paso por el club de Boedo. En cuatro temporada fue una de las piezas fundamentales del título en el Inicial 2013 y de la coronación en la Copa Libertadores de 2014, la primera y única de la historia de San Lorenzo.

MFV

Articulos relacionados