Roger Federer y su propia guerra fríaEspectáculos 

Roger Federer y su propia guerra fría

Muchos dicen que se trata de una guerra. Sin balas ni heridos. Pero una guerra fría, al fin. O tan fría como quedaron las relaciones entre Roger Federer y Nike una vez que el mejor tenista de todos los tiempos finalizó su contrato con la firma estadounidense el 1° de marzo de 2018 luego de una extensa y fructífera relación de 24 años.

Ayer surgió la noticia de que Uniqlo, la indumentaria japonesa que viste al suizo -también lo hace con el japonés Kei Nishikori y fue durante cinco años proveedora del serbio Novak Djokovic, hasta 2017- no puede comercializar sus productos en el país de Roger por “razones relacionadas con impuestos”. Es decir que cualquier aficionado que en Suiza desee adquirir la remera, los pantalones, las medias, la vincha o las muñequeras de Federer, no podrá hacerlo. No existe nada de eso en las tiendas y si se intenta adquirir cualquiera de esos productos on-line el usuario se encontrará con ese mensaje. La marca, en definitiva, no puede hacer envíos a Suiza.

Mirá también

Nike, mientras tanto, todavía mantiene el logo “RF” y, aunque algunos dicen que próximamente se lo devolverá a Federer (“Volverá a mí”, había asegurado en 2018; “la transición está prevista para marzo de 2019”, según señaló el periodista suizo Arnaud Cerutti en un tuit), hay otros que aseguran lo contrario.

Federer era, junto a Nadal, uno de los máximos exponentes de Nike. (Foto: EFE/Tom Treick)

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Federer sorprendió al mundo del marketing deportivo cuando el año pasado se presentó en Wimbledon con la nueva indumentaria excepto las zapatillas, que siguieron siendo Nike. Enseguida se supo que el arreglo de una década fue por 30 millones de dólares al año. Fue un contrato que revolucionó la industria del mercado. Y que tuvo un efecto negativo en las acciones de Nike, que perdieron más del 3 por ciento (luego de alcanzar un pico de 79,13 dólares por acción, la cotización de los papeles bajó a casi 77 dólares).

Para las finanzas del ex número 1 del mundo resultó todo lo contrario: en 2018 fue el séptimo deportista con mayores ingresos a nivel global con un estimado de 77.200.000 dólares, ya que de acuerdo a las estimaciones de Forbes embolsó 65 millones por sus auspiciantes que se sumaron a los 12.200.000 que ganó sólo por su rendimiento deportivo.

Mirá también

Mientras Federer disfruta de una semana que puede ser histórica ya que se encuentra a sólo dos triunfos de su 100° título, los problemas le vienen desde afuera de la cancha. Y no parecen ser inocentes quienes se los provocan.

Articulos relacionados