El oceanógrafo que encontró a Emiliano Sala no halló al piloto inglésDeportes 

El oceanógrafo que encontró a Emiliano Sala no halló al piloto inglés

El oceanógrafo británico-americano, David Mearns, reinició una búsqueda con su barco Geo Ocean III en los restos del avión Piper Malibu en el Canal de la Mancha, que trasladaba al futbolista argentino Emiliano Sala, e informó que no encontró los restos del piloto David Ibbotson en el aparato o sus alrededores.

El barco Geo Ocean III, del oceanógrafo David Mears. (Foto: AP/Jon Le Ray).

En su cuenta en Twitter, el respetado rescatista escribió: “Retornando a (la isla de) Guernsey tras haber completado esta mañana (por este miércoles) una exhaustiva búsqueda de los restos del Malibu Piper. Dos altamente experimentados buceadores técnicos pasaron 20 minutos buscando y filmando el avión. Lamentablemente, no había signos del piloto David Ibbotson”.

Restos del avión Piper Malibu en el fondo del mar. (Foto: AFP).

Mears fue quien descubrió el avión y encontró el cuerpo de Emiliano Sala en las cercanías de las islas del Canal de la Mancha, luego que la familia hiciera una colecta por Internet para conseguir las 300.000 libras esterlinas que se necesitaban para financiar la expedición de manera privada.

Mirá también

La familia de Ibbotson decidió aplicar el mismo mecanismo , cuando la Agencia de Investigaciones de Accidentes Aéreos (AAIB) británica decidió “cancelar la búsqueda para siempre” por el mal tiempo. Así obtuvo 248.751 libras esterlinas y Mears se ofreció a llevar adelante la operación, tras apoyar emocionalmente a la familia del piloto, especialmente a su esposa y a su hija adolescente.

Emiliano Sala y David Ibbotson. El cuerpo del futbolista argentino fue encontrado. El del piloto aún no.

La técnica de búsqueda fue diferente a la que se utilizó para rescatar el cuerpo de Sala del fondo del mar y a la del barco FPV Morven que se utilizó inicialmente. Se necesitaron buceadores, pero también helicópteros que puedan buscar en las escarpadas e inaccesibles costas de Guernsey, Jersey y Alderney -las islas del Canal de la Mancha- para ver si el cuerpo estaba en algún lugar sin poder ser visto.

Mirá también

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

En la investigación realizada por la agencia británica sobre el accidente, ocurrido el 21 de enero, comprobaron que Ibbotson tenía una licencia privada y no comercial, que no estaba volando con instrumentos y que el avión se cayó violentamente al mar, tras una serie de espirales a izquierda y derecha. Una teoría es -probablemente- por estar perdido para volar con instrumentos, ante su falta de experiencia, 22 millas náuticas al noroeste de la isla de Guernsey.

Ibbotson tenía 59 años, 3.700 horas de vuelo y se ignora porque fue él y no el piloto David Henderson, quien operaba el avión, el que llevó a Emiliano Sala en su fatídico viaje entre Nantes y Cardiff ese 21 de enero.

Mirá también

Según los especialistas, la fuerza del impacto fue brutal cuando el Piper entró de trompa al agua, en el Canal de la Mancha, a 7.000 pies y no a 500, como están autorizados estos aparatos. La cabina quedó separada del avión, dividida en tres partes, los vidrios de la cabina estaban rotos y por el impacto podría haberlo eyectado de los comandos. El motor, que va delante del avión, también estaba separado del Piper, que tenía sus alas y la cola rotas.

Restos del avión han aparecido en la costa de la península de Cotentin, en Francia, y un asiento también en Bonne Nuit Bay, en el norte de la isla de Jersey.

Actualmente, la meteorología es buena en Guernsey, con una suerte de verano anticipado en pleno febrero, y temperaturas entre 17 y 19 grados, que permitieron a los buzos trabajar con seguridad.

PARIS. Corresponsal

JC

Articulos relacionados