El curioso maleficio que Lionel Messi no puede romper contra el Real MadridEspectáculos 

El curioso maleficio que Lionel Messi no puede romper contra el Real Madrid

Parece imposible encontrar un lunar en la carrera brillante de Lionel Messi. Más aún en los clásicos contra Real Madrid, escenario en el que suele brillar más que el resto de las estrellas. Un dato alcanza para dimensionar su importancia histórica: es el máximo anotador de los choques entre el Barcelona y el merengue en todos los tiempos, con 26 goles.

​Otra vez terminó festejando, porque su equipo goleó en el Santiago Bernabéu 3-0 y avanzó a la final. Aunque en medio de este escenario perfecto hay un karma que no puede romper. 

El rosarino nunca pudo convertirle al equipo de la Casa Blanca en los ocho partidos en los que enfrentó a su máximo rival por la Copa del Rey.

Mirá también

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

​La revancha de las semis en el Bernabéu significaba una segunda escala en la seguidilla de clásicos que los dos gigantes de España afrontan en un corto plazo. Ya habían jugado la ida de la Copa en Barcelona (1-1) y el sábado volverán a verse en la capital española por la Liga, un certamen que domina el equipo de Ernesto Valverde. 

​Esta vez, a diferencia de otros choques en los que supo brillar, Leo no lució cómodo en la Casa Blanca. Y no fue él quien rescató a un equipo que viene mostrando pocas luces. Así había ocurrido el fin de semana en Sevilla, con una actuación pobre maquillada por la genialidad individual de Messi, que marcó tres goles, dio una asistencia y ganó solo un partido bisagra para encaminarse rumbo al campeonato. 

​Pero el Real Madrid ofreció otra resistencia. Aunque el final fue el mismo, con el Barsa celebrando.

Muy marcado, en esta acción Messi intenta avanzar ante la presencia de Dani Carvajal. REUTERS

Tras un arranque parejo, el primer tiempo ​fue dominado por los de Santiago Solari, con el brasileño Vinicius como principal figura. ¿Messi? Nada de nada. Como no encontraba la pelota en el medio, se tiró por izquierda para buscar una variante pero fue controlado por Carvajal y por un Madrid que le doblaba la marca cada vez que el argentino intentaba arrancar hacia adelante.

Para el complemento el Barsa sabía que el empate en cero no le alcanzaba (habían igualado 1-1 en el Camp Nou) y en la primera llegada a fondo encontró la ventaja con un gran desborde de Ousmane Dembelé por izquierda, el centro al medio y la aparición goleadora de Suárez, que definió seco, de primera, contra el primer palo, imposible para Keylor Navas. 

Desde ese momento, el Real Madrid tuvo la pelota y el dominio pero los goles fueron del Barcelona, que dio una cátedra de contundencia. 

Se repitió la fórmula en el 2-0: centro de Dembélé y gol de Suárez, empujando sobre la línea con su rodilla. Y luego otra vez fue el uruguayo el que cerró la cuenta de penal y con yapa: la picó con categoría para dejar silenciado a todo el estadio. 

Si bien Messi suele ser el encargado de ejecutar los remates desde los doce pasos, esta vez le dejó la oportunidad a su amigo de coronar su triplete (hubo dudas en el segundo gol si la alcanzó a tocar o si fue en contra de Casemiro) para llevarse el balón a su casa.

En definitiva, a Leo poco le importó la sequía que arrastra contra el merengue en Copa del Rey… Un lunar mínimo para un historial plagado de alegrías frente a su máximo rival.  

Mirá también

En la ida Messi había jugado poco

En el partido de ida Leo llegaba entre algodones por una molestia en el aductor derecho que había sufrido días atrás en el 2-2 ante Valencia. Por eso en el Camp Nou y ante la expectativa del mundo futbolero, Leo arrancó en el banco de los suplentes. 

En el complemento, ya con el partido igualado 1-1 (Lucas Vázquez abrió la cuenta para los de Solari y Malcom lo empató) Messi saltó a a la cancha. Iban 18 minutos y el Camp Nou renovó su esperanza. 

Tuvo sus chances de terminar con el maleficio pero no pudo. La más clara fue un tiro libre en la puerta del área que él mismo generó tras un quite a Casemiro en la mitad de la cancha. Aunque su zurdazo desde la medialuna fue débil y no pudo superar la barrera merengue. 

Mirá también

Los clásicos por Copa del Rey, muy parejos

Fue el octavo partido de Messi contra Real Madrid en Copa del Rey. Y pese a que el argentino no pudo marcar, la racha está pareja: el equipo culé ganó dos partidos, los de la Casa Blanca se quedaron con tres de esos clásicos y empataron los tres restantes.

Aunque contando todos los cruces en los que se enfrentaron los dos colosos de España en este tradicional certamen -14 eliminatorias hasta el momento- el balance está completamente igualado: el blaugrana y el merengue avanzaron de ronda siete veces cada uno. 

Los ocho partidos en los que Messi no pudo convertir por Copa del Rey

2010/2011(Final)

Real Madrid 1 – Barcelona 0.

2011/2012 (Cuartos de Final)

Ida:​ Real Madrid 1 – Barcelona 2 (Carles Puyol y Éric Abidal).

Vuelta:​ Barcelona 2 (Pedro y Dani Alves) – Real Madrid 2.

2012/2013 (Semifinales)

Ida: Real Madrid 1 – Barcelona 1 (Cesc Fábregas).

Vuelta: Real Madrid 3 – Barcelona 1 (Jordi Alba).

2013/2014 (Final)

Real Madrid 2 – Barcelona 1 (Marc Bartra).

2018/2019 (semifinal)

Ida: Barcelona 1 (Malcom) Real Madrid 1

Vuelta: Real Madrid 0 – Barcelona 3 (Suárez -3-)

Articulos relacionados