El antecedente de Jujuy: el caso de la nena violada a la que le hicieron una cesárea y murió su bebéSociedad 

El antecedente de Jujuy: el caso de la nena violada a la que le hicieron una cesárea y murió su bebé

Hace más de un mes, el 22 de enero, Jujuy vivió un caso idéntico al que ahora generó cruces en Tucumán: a una nena de 12 años, que había sido violada, le hicieron una cesárea y no la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) que había solicitado con el apoyo de su familia.

Mientras tanto, por estas horas, en Tucumán se vive una situación similar: una chica, de 11 años, que había sido violada por la pareja de su abuela, quedó en el medio de los cruces políticos. Una jueza dio luz verde para que se le practicara un aborto pero el Gobierno provincial habló de “salvar las dos vidas”.

Esto generó que el caso jujeño volviera a salir a la luz. El mes pasado, la dirección del Hospital Materno Infantil Héctor Quintana, de San Salvador de Jujuy, informó que tras practicarle la cesárea a la nena, la bebé había muerto, ya que solo tenía 23 semanas de gestación.

El 11 de enero, la niña había asistido a un centro de salud de la ciudad de San Pedro de Jujuy, donde vive, por fuertes dolores estomacales, y allí se constató que estaba embarazada. Inmediatamente, la familia pidió la interrupción del embarazo e hizo la denuncia por violación contra un vecino.

Luego de una semana de evaluación del caso, la respuesta sanitaria fue que le iban a realizar una cesárea. El procedimiento generó cierta satisfacción entre los grupos “pro vida”, que celebraron que se hubieran “salvado las dos vidas”, mientras que causó rechazo por parte de colectivos a favor de la legalización del aborto, que denunciaron que “no se cumplió con la interrupción legal del embarazo”.

Desde el Gobierno provincial afirmaron en esa ocasión que se había dado una “respuesta sanitaria a medida” y que en el protocolo “no estaba taxativamente escrito lo vinculado a la edad gestacional ni al método a utilizar”.

La renuncia

Al conocerse la muerte de la bebé, el jefe de obstetricia del Hospital Materno Infantil de Jujuy, Gustavo Briones, renunció a su cargo y cuestionó la “irrespetuosa intromisión” del Poder Ejecutivo provincial.

El médico, en desacuerdo con la cesárea, dijo que se “desaconsejó la interrupción del embarazo, por cuanto el feto -de acuerdo a su edad gestacional- tenía altísimo riesgo de morir en caso de ser separado del seno materno”.

Además, apuntó que el proceder del Poder Ejecutivo desatendió “la opinión profesional brindada por la totalidad de los médicos especialistas presentes que integran el servicio (29/30)”, ello “relacionado con el nacimiento, innecesaria colocación en riesgo y posterior fallecimiento de un prematuro inmaduro”.

Articulos relacionados