Pep Guardiola, la revolución es más que los títulosEspectáculos 

Pep Guardiola, la revolución es más que los títulos

Hace unos días, en conferencia de prensa, le preguntaron a Pep Guardiola qué pensaba de aquellos que remarcaban que no ganaba una Champions League desde que dirigía al Barcelona argumentando que las había ganado porque tenía a Xavi, Messi e Iniesta.

El técnico catalán no anduvo con vueltas: “Estoy totalmente de acuerdo con ellos. No voy a discutirlo ni un segundo. También tuve grandes jugadores en Bayern y en el City, pero en Barcelona fui un tipo con suerte, lo siento…”

Guardiola volvió a ser noticia este domingo, gracias a que su equipo, Manchester City, volvió a ganar la Copa de la Liga inglesa, un trofeo menor, obtenido sin brillo en definición por penales pero que le permite sumar su cuarto titulo en el club y el número 25 en su curriculum. Todo en 11 años.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Pep ganó 14 títulos con Barcelona, 7 con Bayern Munich y 4 con Manchester City. Pero lo más importante es que en esta década revolucionó el fútbol. Sobre todo con su Barça inolvidable, también con un Bayern que no ganó la Champions pero que dejó una huella que Alemania le reconoce y que impulsó variantes tácticas sorprendentes. Siempre para atacar.

Los que lo critican dicen que siempre dirige a grandes jugadores, que maneja una chequera millonaria. Es cierto. Es el mejor, lo llaman de los clubes más importantes. Y gestiona como pocos.

Guardiola asegura que odia el tiki taka, aunque muchos lo identifiquen con él. Asegura que a lo único que no renuncia es a la posesión de la pelota, la que utiliza para dominar al rival y agredirlo. Con el adn histórico del Barcelona la belleza siempre está presente.

Mirá también

Discípulo de Johan Cruyff, el nombre más influyente en el fútbol moderno, Pep ha cambiado el rumbo del fútbol. Fue clave en la identidad de la España campeona del mundo en 2010 y de la Alemania 2014. Como reflejo del aplastante magnetismo de sus equipos muchos técnicos se animaron a atacar más y empezaron a salir jugando desde el fondo, claro que con resultados dispares.

La salida lavolpiana (por el argentino Ricardo La Volpe), como la explica Guardiola, no tiene un objetivo estético, es una herramienta para conseguir superioridad numérica, para ganar el mediocampo y para atacar con ventaja. No es un capricho, es una idea de juego.

Con Pep también se revalorizaron los delanteros por afuera, los zurdos por la derecha, la amplitud de la cancha para lograr profundidad… En fin, un fútbol que ataca obsesivamente, equipos que vale la pena seguir. 

En Alemania y en Inglaterra lo reconocen, en España lo miran de reojo por su posición favorable a Cataluña. En todos lados muchos, también, esperan a ver qué pasa con la Champions League, para endiosarlo o demonizarlo.

Más allá de los títulos, Guardiola es el último revolucionario del fútbol mundial.

Articulos relacionados