Crónica TV cómo se mantiene el ícono bizarroSociedad 

Crónica TV cómo se mantiene el ícono bizarro

Crónica TV se convirtió en un elemento más del imaginario común argentino. La señal de noticias trascendió su rol periodístico y se volvió un ícono cultural. Aún hoy, en épocas de redes sociales y bajo encendido televisivo, el canal sigue resaltando. Sus tradicionales placas se vuelven virales, sus coberturas entre bizarras y risueñas generan reacciones de las más variadas y ellos siguen arrogándose el mérito de ser los dueños de las primicias.

El canal acaba de cumplir 25 años que lo vieron pasar por momentos de los más variados. Desde una época de oro en la que fue líder de su segmento hasta un presente que lo encuentra tratando de renovarse sin perder su identidad y ya sin su ideólogo y director Héctor Ricardo García.

En el marco de este aniversario, el periodista Marcelo Figueroa, lanzó “Fue primicia” (Ediciones Continente) una investigación exhaustiva sobre el canal que, según él, “es algo único en el mundo y uno de los fenómenos periodísticos más estudiados en las facultades de comunicación por su singularidad”. Es que desde su fundación, la señal revolucionó el mundo de las noticias y forjó una impronta que no pudo ser replicada. La obra de Figueroa permite conocer no sólo cómo fue que el canal logró convertirse en un ícono pop, sino que narra cómo se vive dentro del estudio donde la primicia es el pan de cada día, los límites parecen no importar y el coqueteo con lo bizarro es cotidiano.

(Leer también: La hija de uno de los dueños de La Salada conduce programa en Crónica)

El mito. “Antes de empezar a investigar, ya me interesaba mucho saber sobre el canal por su estilo único. Y después me encontré con la imagen de Héctor García”. Es que Crónica TV no puede entenderse sin saber quién fue su fundador y qué tipo de periodismo impuso en su canal.

Hector García

Noticias: García fue muchas veces criticado por sus métodos. ¿Cómo lo describiría usted?

Marcelo Figueroa: Es un personaje que te puede gustar o no, pero fue un pionero y un visionario. Y lo mejor, es que no reniega eso. Él tiene una frase que “así como hay gente que le gusta hacer golf y caminar siete horas con la bolsa al hombro, a mi me apasiona hacer televisión y periodismo”.

Noticias: Pero más de una vez esa pasión lo hizo pasar límites.

Figueroa: Sí. Por ejemplo cuando se suicidó el “Malevo” (Mario) Ferreyra.

Eso no fue en vivo sino que tenían las imágenes grabadas y aún así decidieron emitirlas. García siempre apostó por ir al límite y eso tiene sus consecuencias. Pero él sabía qué querían ver las audiencias, eso no se puede negar. Hay miles de anécdotas de hasta dónde llegaba por una primicia. Por ejemplo, en el funeral de Armando Bo, “la Coca” (Isabel) Sarli se quedó toda la noche cuidando que no entrara nadie porque sabía que García iba a mandar una cámara.

Esa desesperación por las primicias García la conjugó con un elemento que se convertiría en el sello del canal: las placas rojas. Con la marcha patriótica estadounidense “Por siempre las barras y las estrellas” de fondo, presentes en cualquier momento de la programación, en tipografía tipo catástrofe y pocas palabras, las placas de Crónica TV siguen vigentes hasta hoy y han dejado material de archivo que aún hoy es recordado. Desde la cantidad de días que faltan para la llegada del verano, hasta el minuto a minuto de la triple fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schilaci, las frases quedaron para la posteridad.

Noticias: ¿Fueron las placas de Crónica TV un antecedente a Twitter?

Figueroa: Podría decirse que sí. Pocas palabras, límites de caracteres, conciso y contundente. Si uno lo piensa, tienen la misma lógica. Sin embargo, ellos le dieron el estilo propio. Descubrieron y potenciaron ese modo irónico que ahora es característico y que se puede ver en todas las coberturas, sin importar el tenor de la información. Del G20 hasta un policial todo es tratado de esa manera. Quizás en las coberturas hay un drama, pero ellos tienen el chip Crónica y buscan el lado de color y bizarro. Qué pidieron los secuestradores para comer, si los ladrones le comieron la pastafrola a una señora asaltada o si se le escapó el canario a una vecina.

(Leer también: Tras la intervención del INADI, Crónica dio marcha atrás con sus bochornosas placas)

Ser el primero. Pero sin dudas, de todas las placas que el canal pone al aire la que más se reitera es la que reza “fue primicia”. Es que para Crónica ser el primero es lo importante. Capaces de cubrir cualquier evento por menos noticioso que sea, siempre están a la expectativa de lo que pueda pasar. Para muestra un botón: “Los camarógrafos van a cubrir la ida de un presidente al exterior y van y empiezan a grabar desde que suben hasta que el avión toma vuelo y se quedan grabando varios minutos más. Otro cámara no lo haría. Pero ellos te dicen ‘seguimos filmando por si le pasa algo al avión durante el despegue’”, comenta Figueroa. Esa búsqueda constante y el estar preparado para cualquier eventualidad es, precisamente, el germen que García inculcó.

Noticias: ¿Exageran desde el canal la cantidad de primicias?Figueroa: Hay algunas que otros canales ya dieron antes, pero lo ves en placa roja y creés que es de ellos. Y cuando es algo que es exclusivo de ellos, sí, hacen alarde para agrandar su mito. Esto les puede salir mal, como cuando en 2007 hubo un fuerte rumor de que había muerto Diego Maradona y pusieron una placa negra con sólo la hora. No dijeron nada, quisieron adelantarse por si se confirmaba la información, pero quedaron en off side.

Noticias: Pero otras les salió bien

Figueroa: Sí. Hay muchos casos. Ellos van a todos los accidentes de tránsito, por más chico que sea, porque siempre está la posibilidad de que haya famosos implicados. Así fue como en el año 2000 acudieron a uno en la Autopista y terminaron siendo los primeros en llegar al accidente fatal de Rodrigo.

Así, siempre debatiéndose entre los límites periodísticos, éticos y humorísticos, Crónica TV sigue vigente. Ya no tiene el mismo impacto que antes y la contratación de conductores como Santo Biasatti y Chiche Gelblung, más la decisión de armar una programación fija y cambiar el anterior estilo anárquico al aire, parecen no haber dado sus frutos. Sin embargo, el canal sigue dando que hablar. Las placas siguen allí. También las primicias. Con un cuarto de siglo encima, Crónica TV tiene un sinfín de historias de lo más increíbles en sus pasillos. Luego de conocerlas e investigarlas, Figueroa asegura que no existe “algo igual en todo el mundo”.

En esta nota: , , , ,

Articulos relacionados