Vitico y Boff: “Un estafador quería hacer un show de Riff con un holograma de Pappo”Espectáculos 

Vitico y Boff: “Un estafador quería hacer un show de Riff con un holograma de Pappo”

En una luminosa oficina de Colegiales, Vitico le da stop al videito que acaba de motrar en su celu, en el que una multitud lo ovacionaba el final de un tema de Viticus, y toma la palabra. “Lo que te acabo de mostrar fue el viernes (el pasado 29 de noviembre) a la noche. Como le dije a la gente, ellos son mi mejor regalo de cumpleaños. Y qué gusto, cumplir 71 y estar así, y no como algunos otros que con el teñido del pelo sólo les falta una tía chismosa al lado para ir al supermercado. Uno se la banca. Y así estamos, para repetir con Riff, el viernes (el próximo 6 de diciembre en Vorterix), y que sea igual o mejor todavía”.

Integrante de su formación original, junto a Pappo, Boff Serafine y Michel Peyronel, Víctor Bereciartúa dice que el primer objetivo de volver a la ruta con el legendario grupo fue hacer que la gente, los que no la habían oido, pudieran conocer una banda “icónica” para el rock de la Argentina.

“Porque -explica Vitico-, como dijo Pappo, hace muchos años (lo imita) ‘acá habían ablandado mucho la milanesa’. Y tenía razón. En aquel momento no había propuestas de una música más enérgica, más divertida. No estoy diciendo que las otras músicas fueran malas. Pero había un lugar que llenar, que que fue el que ocupó Riff“.

El dúo es la base de una formación que completan el hijo de pappo, Luciano Napolitano, el de Oscar Moro, Juanito, y el de Vitico, Nico Bereciartúa. (Foto: Juan Manuel Foglia)

A su lado, Boff, su socio principal en esta nueva etapa del grupo, asiente y pone distancia con aquel momento en el que la banda operaba como válvula de escape de una tensión que contaminaba el ambiente.

Vitico retoma. “Cuando hay calidad, la gilada pierde peso. Pero si a eso le agregás algún contenido social de descontento, combinado con lo bien que sonaba Riff y la energía que salía del escenario, la gente se exopresaba. Saltando, gritando… Cosa que antes no podía hacer. Estamos hablando del ’80, en plena dictadura, cuando pasaban cosas como que si íbamos a tocar a San Miguel, la policia acordonaba la estación y no dejaba bajar a nadie del tren. Pero mirá vos qué poca creatividad que tenía, que la gente iba hasta al otra estación, bajaba y se venía caminando. ¡Jajajajaja!”

La distancia con aquel Riff también está marcada por su formación, que además de a Vitico y Boff incluye a Luciano Napolitano, Nico Bereciartúa y Juanito Moro. Algo que, ambos lo saben, provocó algunas controversias. “Hay quienes están a favor, y también hay grupos que están en contra, que dicen que si no está Pappo no es Riff. Pero muchachos: nosotros no lo echamos a Pappo. Hubo un lamentable accidente y lo perdimos”, dice Boff.

Al que le guste bien, y al que no… Vitico y Boff aseguran que a las críticas les responden con música. (Foto: Juan Manuel Foglia)

Vitico: Y todavía no llegué a resucitar a nadie. Así que buscamos lo más parecido que quedó. Cuando murió Bon Scott, una gran cantidad de fanaticos de AC/DC decían que la banda no podía seguir adelante sin él. ¡Imaginate! Nos hubieran privado de más de 20 años de Brian Johnson al frente del grupo, haciendo cosas buenísimas. Nosotros todavía no hicimos nada buenísimo (risas), pero sí le estamos mostrando a la gente cómo tiene que sonar una verdadera banda de rock and roll.

Boff: La propuesta es buena, porque uno podría venir y tocar como dé a lugar. Sin embargo hay toda una infraestructura, que la banda está moviendo, para que suene bien.

Vitico: Llenamos en todos lados, y hemos sonado de tal forma que he visto gente llorando. ¡Y no porque sonara mal, jajaja! Sino porque no podían creer que iban a repetir esa experiencia. Gente que recreó momentos de felicidad que vivieron en el pasado. Y lo más importante, los que no nos habían visto nunca.

“Mucha gente oyó sobre la leyenda. Pero la idea es que la vea. Porque la verdad está en el escenario”, dice Vitico. (Foto: Juan Manuel Foglia)

Boff: Los últimos 15 años es una gran cantidad de gente, y yo lo veo en la platea. Veo que están felices. Y habrá un montón que no lo aceptan.

Vitico: Un montoncito. Porque los que hablaban mal antes de que sucediera, desde que sucedió cerraron el orto -perdón, se callaron la boca-, por como suena la banda. Mucha gente oyó sobre la leyenda. Pero la idea es que la vea. Porque la verdad está en el escenario.

-¿Aguna vez pensaste que ibas a estar nuevamente saliendo a tocar con Riff?

Boff: No porque, en realidad, Víctor vino con una buena idea, muy suculenta con el tema de la infraestructura. Hubo una propuesta formal, con sponsosrs y en grande. Pero Michel Peyronel decidió algo,  se cortó solo. Y ahí arrancó otro plan…

Vitico: Lo que sucedió es que nos juntamos con un estafador que quería hacer un show de Riff con un holograma de Pappo. A lo cual los dos dijimos: “¡Nooooo, por favooooor!”. Al público no se lo puede engañar así. “Miren el de Ronnie James Dio”, me dijeron. Lo miré. Y me quedé impresionado por cómo el tipo pasaba a través del micrófono. ¡Jajajajaja!  Y lo único que dije es que debía ser mucho más fácil hacer un holograma de un baterista, que está sentado.

Para Boff, la propuesta le cayó en el momento justo. (Foto: Juan Manuel Foglia)

Boff: Y no se mueve. (carcajadas)

Vitico: Pero nos fuiimos, y al día siguiente vimos como esta persona aparecía en un video, él solo con la batería, con un tema con la versión grabada por Riff, donde tocamos Boff y yo. Eso se llama estafa.

Boff: Nos quedamos bastante impresionados…

-¿Con la propuesta del holograma?

Vitico: ¡No! Con ver a un ex compañero atribuyéndose lo que grabamos nosotros hace 25 años, como si lo hubiera hecho él solo. El programa para el que lo iban a usar era El lobista. Y me chupa un huevo a quien le guste o no lo que digo. Que no lo dije. ¡Bah, sí, lo digo! ¡Jaaaaaaaa! Querés un detalle más. Esa persona decía que no se movía de su casa por menos de 300 mil dólares. ¡Jajaja! ¡Estamos en la Argentina! 

Vitico dice que la idea es mostrar cómo suena una verdadera banda de rock and roll. (Foto: Juan Manuel Foglia)

-¿Y ahí avanzaron con la idea actual?

Vitico: La verdad es que yo le pregunté: “¿Qué tenés que hacer este fin de semana”, Me dijo “nada”. “Listo, vení con nosotros”.

Boff: Ahí rompimos el hielo.

Vitico: Y vale la pena decir que con su presencia y su increible crecimiento musical, suena muy parecido a como sonaba al principio. Porque la primera etapa de esto fue con JAF; todo bien, pero llegó un momento en el que tenía otros planes. Y qué mejor que cambiar un pelado por otro pelado.

Los clásicos de la banda volverán a sonar en el teatro de Colegiales. (Foto: gentileza Prensa)

-¿Cómo funciona el cruce generacional que hay en la banda?

Vitico: Por momento puede parecer un menjunje, pero desemboca en una banda que suena como sonó Riff siempre. Si bien Luciano no toca como Pappo, canta como él. Está Nico, que no toca como Pappo pero tiene una gran influencia. Y está el joven ya no tan joven Boff, que hace unos solos que da gusto oir. Igual, quiero aclarar que esto no es una vuelta de Riff. Esto es un experimento sobre genética y cromosomas. Porque tanto Pappo como Moro tuvieron un solo hijo, y los dos se dedicaron a lo mismo que ellos. 

-¿Y desde lo personal, lo afectivo?

Vitico: Por ejemplo, al ensayo del martes pasado, que fue mi cumple, mi novia llevó unos brownies, con chocolate y algo más. Nico tenía unas velas en el auto, me cantaron el feliz cumple… Al día siguiente me comí como cinco o seis pedazos del brownie, y reaccioné justo a tiempo para el show del viernes, ¡jajaja! Así viene la cuestión social. Nos cagamos de risa.

Más tranquilos, los músicos cuentan que ahora las disputas se dirimen a través de métodos “más civilizados” que en otros tiempos. (Foto: Juan Manuel Foglia)

Boff: Hay una buena relación. Es como si hubieramos entrado en una etapa nueva, de un equilibrio y una afinidad fantásticos. Uno puede tener discrepancias, pero hay solución, siempre.

Vitico: Estamos un poco más civilizados.

-Se vienen los 40 años del nacimiento de Riff. ¿Están pensando algún festejo?

Vitico: Vamos a ver. Los experimentos tienen eso de llegar a un punto  parar para evaluar los resultados. Estamos asegurados para Cosquín, y pienso que inmediatamente después vamos a tomar el mazo de cartas, mezclar bien y dar de vuelta. Y veremos qué sale.

Boff: No es un Riff eterno. Hay que disfrutarlo en este preciso instante, dosificandolo. Tranquilos, como corresponde.

Paso a paso. Ni Boff ni Vitico aventuran alguna seguridad sobre el futuro de la banda. “Hay que disfrutarlo en este preciso instante”, coinciden. (Foto: Juan Manuel Foglia)

Riff toca el viernes 6 de diciembre, a las 21, en Vorterix, Federico Lacroze 3455. Entradas desde $600, por AllAccess. También será parte de la programación del Cosquín Rock 2020, el domingo 9 de febrero.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment