La historia del director argentino que agota entradas en PoloniaEspectáculos 

La historia del director argentino que agota entradas en Polonia

Si es cierto que siempre se vuelve al origen, para Alejandro Genes Radawski queda demostrado con el éxito de sus obras en la tierra de sus ancestros, Polonia. El director argentino, de 36 años, fue con una beca a probar suerte al país donde nacieron su madre y sus abuelos maternos, en 2015. Y desde entonces su nombre empezó a sonar fuerte en el mundo teatral polaco.

Actualmente tiene cuatro obras en cartel en Buenos Aires y una en el Teatro Nacional de Cracovia, que es nada menos que una versión de La casa de Bernarda Alba (Dom Bernardy A), de Federico García Lorca, realizada con una mirada muy particular y en formato multimedia. La puesta está hace dos años en cartel y agota entradas todos los fines de semana. 

La puesta despertó elogios, pero también algunas resistencias. “En Polonia lamentablemente hay mucha xenofobia e intolerancia. Y esta obra, de alguna manera, critica eso y la violencia contra la mujer, que es un tema que se calla y no se debate”, asegura.

Sin embargo, el público acompaña y el mérito no es menor, ya que por ese teatro (junto con el de Varsovia, los dos más importantes de Polonia) pasaron alguna vez nombres de prestigio internacional como Tadeusz Kantor, Jerzy Grotowski, Andrzej Wajda y Krystian Lupa.

Alejandro Genes Radawski, aprendió el polaco de adolescente y ahora dirige en el Teatro Nacional de Cracovia, el mismo por donde pasaron Tadeusz Kantor y Andrzej Wajda. Foto: Emmanuel Fernández.

Mérito mayor para alguien que, nacido en Rosario, recién aprendió el idioma polaco, en la adolescencia. “Mis abuelos llegaron a la Argentina en los ’60, con mi mamá que era una nena de 5 años, y nunca querían contar por qué se habían ido de Polonia”, recuerda el director. “De chico no me daba cuenta, pero después sí fue descubriendo que cuando yo les preguntaba, evadían el tema. Y por eso tampoco querían hablar conmigo en polaco”. El misterio quedó sin resolver, pero ya un poco más grande, Alejandro decidió aprender polaco por su cuenta. 

La adolescencia fue un momento clave, porque su abuelo Nicolás (su verdadero nombre era otro pero se lo cambiaron cuando pasó por Migraciones en su llegada a la Argentina) enfermó de Alzheimer. Y fue Alejandro quien, con apenas 14 años, se dedicó a cuidarlo.

“Me apegué mucho a ellos, sobre todo a él que, por momentos desvariaba y creía que estaba en Polonia. Yo me escondía en el baño del sanatorio donde estaba internado y cuando se iban todos los médicos, me quedaba al lado de su cama”, cuenta.

De esa experiencia nació, muchos años después, El alemán que habita en mí, una obra que estrenará en febrero 2020 en el recuperado Teatro del Pueblo.”Esa obra es una suerte de homenaje para él, quien fue el primero en inculcarme la lectura y en alentarme a escribir”, dice.

Genes Radawski empezó escribiendo para cine y televisión en su Rosario natal, luego dirigió dos pilotos para tele, uno con Mirta Busnelli y otro con Luis Luque, y los 26, apareció el teatro. Desde entonces, ha publicado casi una decena de obras entre la Argentina y Polonia.

En el medio de sus idas y vueltas al país de sus orígenes, Genes Radawski también trabajó en otros países de Europa, becado para escribir: en Finlandia, en Grecia y en Italia. En Roma, el año pasado dirigió otra obra Il clan.

La primera vez. Obra del director argentino-polaco Alejandro Genes Radawski, en el Camarín de las musas.

A medida que se expandían las posibilidades en Europa, también se abrieron más puertas en la Argentina. Y ahora, la cartelera porteña tiene cuatro piezas dirigidas por él. La primera vez es una. “Se trata de una obra del autor polaco Michał Walczak, una comedia romántica que habla de la dificultad que tenemos hoy para comunicarnos y vincularnos con los temas amorosos”, detalla.

Desde 2014, la Embajada de Polonia en la Argentina le gestiona proyectos para difundir autores polacos del otro lado del mundo. Y él hace sus propias versiones. Otra de las que está en cartel es Ferdydurke, del polaco Witold Gombrowicz que vivió en la Argentina durante 20 años; El mentidero, de su autoría y Ofelia vomita su naufragio, versión libre de Hamlet.

El año próximo a Genes Radawski lo esperan varios proyectos, entre el frío bajo cero de Cracovia, la caótica Buenos Aires y quién sabe qué otras ciudades por el resto del planeta, siempre que haya un escenario y una historia para contar.

Dónde ver las obras

La primera vez, viernes a las 22,  en el Camarín de la musas (Mario Bravo 960). 

Ferdydurke, miércoles a las 21 en el Teatro de la Comedia (Rodriguez Peña 1062).


El mentidero, domingos a las 18 en el Camarín de las musas (Mario Bravo 960).

Ofelia vomita su naufragio, sábado a las 20 en NoAvestruz.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment